Destacados

Investigadoras con apoyo OTL y Ci2030 presentan capacidades científica-tecnológica UBB a empresas

Compartir:
Print Friendly, PDF & Email

En el marco de la “Mesa de trabajo economía circular y gestión de residuos para las empresas”, que impulsa un claro acento con perspectiva de género fue organizada por la Oficina de Transferencia y Licenciamiento, OTL y el proyecto Ciencia para la Innovación 2030, Ci2030, en conjunto con investigadoras/es asociadas/os al Panel de Expertas/os de la Universidad del Bío-Bío, quienes recibieron a las empresas Orizon, Covemar y Preserva.

Esta actividad nos permite generar lazos de confianza y acciones de colaboración facilitando la identificación de problemáticas y necesidades de las empresas, así como de propuestas de soluciones desde la ciencia.  Estas acciones son hechos concretos que nos permiten seguir avanzando en la implementación del Plan Estratégico Ciencia para la Innovación 2030 del Consorcio Sur- Subantártico, Ci2030. Y al posicionamiento a nivel meso territorio del Consorcio como referente en innovación basada en ciencia”,  Nelly Gómez, directora ejecutiva del proyecto Ciencia para la Innovación 2030. 

El encuentro se desarrolló con una presentación por parte de los organizadores UBB referida a la relevancia que tiene la vinculación Universidad-Empresa, para que luego cada empresa planteara sus desafíos al panel de expertos, quienes a su vez identifiquen potenciales soluciones a lo planteado.

El objetivo de esta iniciativa fue vincular las capacidades científicas y tecnológicas de la Universidad del Bío-Bío con los desafíos de la industria regional y nacional, (contratos I+D, asistencia técnica, colaboración con la UBB, ley de incentivo tributario I+D, líneas de financiamiento, etc) aportando a las principales actividades económicas de la región y el país.

Esto fue destacado por Pamela Bórquez, subgerente de Calidad y Medio Ambiente de la empresa Orizon, quien resalta la posibilidad de vincularse con centros tecnológicos regionales asociados a universidades. “La multidisciplinariedad de conocimientos y su oferta tecnológica con la que cuentan las universidades nos sirve para encontrar puntos en común que nos pueda interesar para resolver nuestros propios desafíos como empresa, es lo que llamamos valor compartido”.

Específicamente, -subraya, Pamela Bórquez- uno de los problemas que tiene la industria pesquera hoy son la mitigación de los olores y residuos que emanan de los productos faenados. Y la idea de acercar a las universidades es para ver cómo se resuelve de manera sustentable esta problemática.

Creemos que es importante generar este tipo de vinculación, Universidad-Empresa, instancias que nos permite acercar los desafíos de la industria con las capacidades científicas y tecnológicas de las instituciones generadoras de conocimiento, compuesta por su recurso humano avanzado, infraestructura tecnológica y equipamiento tecnológico”, Ariel Jiménez, gestor tecnológico de la OTL-UBB.

Por su parte, Karen Mülchi Mellado, gerente general de la empresa Preserva LTDA, comenta que uno de sus intereses por participar en este encuentro fue para plantear los desafíos que aqueja a su empresa entre los que está el bajar el consumo hídrico en el riego de las áreas verde que mantienen, como así también, como transformar los espacios públicos en espacios sustentables, es decir, como incorporar tecnología para hacer mejor uso de esas áreas. “Creemos que la vinculación Universidad-Empresa y municipios nos puede ayudar a buscar soluciones definitivas para el tema de la sustentabilidad”.

En tanto, Patricio Pradena, gerente general de la empresa Covemar, dedicada al reciclaje de aceites vegetales, acentúa la relevancia del conocimiento en el desarrollo de nuevos productos. “Hacer una vinculación con una universidad nos permitiría asegurar mejoras en nuestros productos y procesos. Lo que nos certifica una mayor proyección de nuestra empresa, con valor agregado”.

Pradena, indica que por ahora están exportando a Europa su aceite vegetal, pero si hubiese una tecnología local permitiría que esta materia prima y sus derivados quede acá. Pero se necesita explorar en nuevas tecnologías asociadas a esta materia y en eso están.

En este contexto Nelly Gómez, directora ejecutiva del proyecto Ciencia para la Innovación 2030, destaca la visita de estas tres empresas a la Facultad de Ciencias y sus laboratorios, la que contó con la participación de tres académicas investigadoras del Departamento de Química, quienes pusieron a disposición sus capacidades científicas y tecnológicas para la búsqueda de soluciones a los desafíos presentados por las empresas presentes sellando un hito importante por ser la primera mesa de trabajo que vincula la academia y empresa con enfoque de género que se realiza en el marco del proyecto Ci2030 y la OTL-UBB. “Esta actividad nos permite generar lazos de confianza y acciones de colaboración facilitando la identificación de problemáticas y necesidades de las empresas, así como de propuestas de soluciones desde la ciencia.  Estas acciones son hechos concretos que nos permiten seguir avanzando en la implementación del Plan Estratégico Ciencia para la Innovación 2030 del Consorcio Sur- Subantártico, Ci2030. Y al posicionamiento a nivel meso territorio del Consorcio como referente en innovación basada en ciencia”.

Por su parte, Ariel Jiménez, gestor tecnológico de la OTL-UBB, confirma la relevancia de este encuentro. “Creemos que es importante generar este tipo de vinculación, Universidad-Empresa, instancias que nos permite acercar los desafíos de la industria con las capacidades científicas y tecnológicas de las instituciones generadoras de conocimiento, compuesta por su recurso humano avanzado, infraestructura tecnológica y equipamiento tecnológico”.

Y, agrega, nos planteamos generar un espacio de acercamiento entre la universidad y las empresas, donde se identifiquen desafíos tecnológicos que puedan ser abordados colaborativamente entre investigadoras y las empresas aquí presentes.

El encuentro realizado en dependencias de la Universidad del Bío-Bío, permitió visitar los Laboratorios de Química guiados por la Dra. Daniela Salinas y el Dr. Ramón Ahumada, ambos académicos del

Departamento de Química. Y contó con la participación de investigadoras UBB, Dra. Paola Méndez y Dra. Fabiola Medina, también, del Departamento de Química, y Nelly Gómez, directora ejecutiva del Proyecto Ciencia para la Innovación 2030.

Desde las empresas, estuvieron presentes Pamela Bórquez, subgerente de Calidad y Medio Ambiente, y Jorge Pérez, jefe de Medio Ambiente de la empresa Orizon; Patricio Pradena, gerente general, empresa Covemar; y Karen Mülchi, gerente general y Mónica Larenas jefa Departamento de Prevención de Riesgos, empresa Preserva.

Este evento contó con el apoyo de los gestores tecnológico Alex Zúñiga y Ariel Jiménez, de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la OTL-UBB y la vinculadora en Ciencias Lorena Martínez del equipo Ciencia para la Innovación 2030 quienes tomaron notas de lo tratado para posteriormente consolidar y coordinar futuros encuentros.

Fuente: VRIP Comunicaciones

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *