UBB promueve emprendimientos basados en investigación con participación de alumnos, académicos y empresas

Fecha de publicación: Martes 30, julio, 2019
image_pdfimage_print

01_08_19_pag_12-1440-36f183 (1)

Cuatro de cinco proyectos presentados por la Universidad del Bío-Bío adjudican fondos de financiamiento del VIII Concurso Fondef VIU de Conicyt, en segunda etapa, con montos de $24 millones cada uno. Este resultado posiciona a la UBB entre las tres mejores universidades a nivel de país, en este concurso. Un trabajo liderado desde la Unidad de Emprendimiento de la Dirección de Innovación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado.

Hemos participado desde los inicios de este concurso y a la fecha se han visto beneficiados más de 60 alumnos de pre y postgrado en las distintas etapas, lo que nos llena de orgullo y de responsabilidad”, sella la ejecutiva Solange Sepúlveda.

Los ganadores corresponden a tres facultades: Ingeniería, Ciencias de la Salud y de los Alimentos; y Arquitectura, Construcción y Diseño: Pablo Paegelow Villlar, Ingeniería Civil, Facultad de Ingeniería; Javier Leiva Vega, doctorado en Ingeniería en Alimentos, Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos; Víctor Rioseco Osses, Ingeniería en Ejecución Eléctrica, Facultad de Ingeniería; Cristofer Manzor Parra, Diseño Industrial, Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño.

La Universidad del Bío-Bío ha participado desde sus inicios del Programa Valorización de la Investigación en la Universidad, Fondef VIU de Conicyt, tanto en su primera como segunda etapa. Una instancia que permite una relación colaborativa entre los alumnos, academia, y empresas a fin de consolidar una transferencia tecnológica o emprendimiento.

En este contexto Solange Sepúlveda Duran, ejecutiva Unidad de Emprendimiento, felicita a los estudiantes que adjudicaron estas iniciativas con respaldo de los profesores guías, y destaca el firme compromiso institucional por apoyar el trabajo que involucra al interior de la universidad investigación, innovación y emprendimiento. “Hemos participado desde los inicios de este concurso y a la fecha se han visto beneficiados más de 60 alumnos de pre y postgrado en las distintas etapas, lo que nos llena de orgullo y de responsabilidad”, sella la ejecutiva.

Estamos convencidos de que es una solución atractiva e innovadora pero que sin recursos es demasiado difícil sacarla adelante, como de seguro le debe pasar a muchos emprendedores y mentes inquietas que caminan por ahí con una buena idea”, asegura Víctor Rioseco.

Uno de los ganadores de la segunda etapa del VIII concurso Fondef VIU es Víctor Rioseco Osses, ingeniero en ejecución eléctrico de la Facultad de Ingeniería quien relata que su proyecto “Smart Shower Box”, consiste en una ducha que posee un control automático inteligente capaz de mantener la temperatura que el usuario desee por el tiempo que estime conveniente.

Ya no será necesario –indica Víctor Rioseco- preocuparse por regular el agua de frio a caliente. Para esta nueva ducha solo hay que preocuparse de elegir la temperatura adecuada y Smart Shower Box hace el resto, asegura Rioseco.

Este ingeniero en ejecución eléctrica destaca esta adjudicación como un premio al esfuerzo y a la dedicación que le ha puesto a este proyecto. “Estamos convencidos de que es una solución atractiva e innovadora pero que sin recursos es demasiado difícil sacarla adelante, como de seguro le debe pasar a muchos emprendedores y mentes inquietas que caminan por ahí con una buena idea”, asegura.

Por su parte Javier Leiva Vega, doctorado en ingeniería en alimentos, de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos destaca que su proyecto busca reducir en un 25% la inflamación asociada a los tejidos blandos (músculos, tendones y ligamentos) como resultado de la realización de actividad física en personas con sobrepeso y obesidad, permitiendo así, sustituir medicamentos que provocan daños adversos.

Esperamos contribuir en el mediano plazo al desarrollo de la industria de alimentos funcionales desde la Región de Ñuble para Chile y el mundo”, destaca Javier Leiva

Los que se verán beneficiados con esta iniciativa son personas que practican deportes con la idea de llevar una vida saludable, y por cierto a quienes practiquen algún deporte en general. “Esperamos contribuir en el mediano plazo al desarrollo de la industria de alimentos funcionales desde la Región de Ñuble para Chile y el mundo”, destaca Javier.

En tanto para Pablo Paegelow Villar, ingeniero civil, de la Facultad de Ingeniería, y con su proyecto “Endurecimiento de suelos con polímeros de sílice“, indica que el endurecimiento de suelos con polímeros de sílice es un nuevo producto que busca aumentar la resistencia de los suelos naturales para permitir su uso, mediante la aplicación de agentes químicos amigables con el medio ambiente.

“Nuestra tecnología apunta a evitar el uso de hormigón como revestimiento de obras hidráulicas y taludes, aprovechando las cualidades que presentan los suelos naturales. Se aplica agregando agentes químicos al suelo, luego, se realiza un mezclado que pasado un tiempo determinado comienza a endurecer de manera similar al cemento, eliminando el uso de maquinaria pesada y disminuyendo la mano de obra necesaria”, subraya.

Adjudicarnos esta segunda etapa nos ratifica que nuestro proyecto cuenta con tecnología innovadora y de aplicación real, además de ayudarnos con el financiamiento para seguir investigando el uso de polímeros de sílice en el endurecimiento de suelos y la validación de esta tecnología como nuevo material de construcción”, indica Pablo Paegelow

Comenta que esta iniciativa está centrada en el mercado de la industria de la construcción, donde es necesaria la compactación de suelos, revestimiento de obras hidráulicas principalmente en canales con fines agrícolas ya sea empresas privadas y públicas. Actualmente, el método más usado para la compactación de suelos es la remoción del suelo, traer suelos de cantera o ríos y compactarlo con maquinaria y mano de obra.  “Nosotros apuntamos a evitar la remoción de suelos y utilizar el que se encuentra en el lugar, eliminando la extracción de suelos, transporte y el uso excesivo de maquinaria”, acota.

Paegelow, se manifiesta orgulloso de este logro fruto de un trabajo constante y tenaz. “Adjudicarnos esta segunda etapa nos ratifica que nuestro proyecto cuenta con tecnología innovadora y de aplicación real, además de ayudarnos con el financiamiento para seguir investigando el uso de polímeros de sílice en el endurecimiento de suelos y la validación de esta tecnología como nuevo material de construcción”.

Cómo profesor guía y tutor de proyecto, mi labor de acompañamiento es de orientación técnica en el área de investigación y desarrollo en la aplicación de la tecnología de endurecimiento de suelos, esto es las pruebas de concepto, la ciencia básica y aplicada del proyecto, dando soporte y conocimiento científico a la iniciativa”indica el académico Luis Santana.

En su condición de profesor guía de uno de los alumnos ganadores de este concurso, el profesor Luis Santana Oyarzo, académico del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Facultad de Ingeniería, resalta la función de acompañar a los alumnos en este proceso. “Cómo profesor guía y tutor de proyecto, mi labor de acompañamiento es de orientación técnica en el área de investigación y desarrollo en la aplicación de la tecnología de endurecimiento de suelos, esto es las pruebas de concepto, la ciencia básica y aplicada del proyecto, dando soporte y conocimiento científico a la iniciativa”, indica el académico Santana.

Y agrega que la formulación química empleada en la tecnología se encuentra en proceso de patentamiento ante la INAPI por parte de la Universidad del Bio-Bio, cuya coautoria la comparte junto a colegas del Departamento de Química, profesores Orlando Parra y Víctor Concha.

En cuanto a la relevancia le da a este concurso que involucra a los alumnos y profesores en temas de investigación y emprendimiento, el profesor Santana lo expresa en dos  aspectos, primero que permite la visualización del quehacer universitario, la que evidentemente es realizada por académicos y alumnos, apoyados por el estamento administrativo, y segundo aspecto, es un forma real de vinculación con el medio externo, por cuanto los plazos que toman este tipo de iniciativas los alumnos están títulados, siendo agentes directos para difusión de las tecnologías inéditas en el mundo empresarial y/o laboral, finaliza el profesor Luis Santana.

Fondef VIU

El Programa Valorización de la Investigación en la Universidad, Fondef VIU de Conicyt es un programa que busca promover nuevos negocios basados en la investigación realizada en las casas de estudio nacionales, en las que participen de forma asociada alumnos de pre o postgrado, profesores e investigadores. Todo, con énfasis en el desarrollo de investigación, desarrollo e innovación científica y tecnológica.

Fuente: VRIP Comunicaciones

438 visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *